Default – 3 Column

Onasis duerme bocabajo

Onasis duerme bocabajo

El Instituto Nacional de Inmigración holandés le concedió al cubano
Onasis Torres asilo político. El gobierno también le otorgó una casa
propia, dinero para amueblarla y posibilidades de estudio.
Nos conocimos en el campamento AZC Leersum, a las afueras
de Ámsterdam, durante un día fresco y largo en el que Onasis,
después de una tanda estresante de entrevistas, cocinó un arroz
congrí con bistec y vianda frita que yo agradecí tremendamente.
Desde entonces he pensado que Onasis ya ha vivido suficientes
momentos importantes en Holanda: la muerte del padre, el primero
empleo como emigrante, su casa fuera de un campamento, la
condición de asilado. A eso agreguémosle los días alegres, los días
tristes, las resacas, alguna fiebre, la gente que llega a la vida de uno
y la gente que se va.

Cuando alguien ha vivido esas y otras cosas en un lugar durante
una estancia determinada, no hay manera de que ese lugar no
empiece a asumirse como propio. 

Leer más
contact
Send me your info for start project,
I’m available for freelance projects!
hello@loremipsum.com

Onasis duerme bocabajo

Cuando alguien ha vivido esas y otras cosas en un lugar durante una estancia determinada, no hay manera de que ese lugar no empiece a asumirse como propio. Se comienza a pertenecer a un sitio, más que todo, por la suma de cosas que te suceden en él.

Jaquelín no extraña el sol

Jaquelín, 46 años, no muy alta, cabello que le alcanza la cintura y envueltita en carne, llegó a perder hace unos meses más de 20 libras de peso. Su matrimonio de 18 años con Víctor, 44 de edad, esbelto, cabello corto y delgado, estuvo a punto de acabarse de una vez y para siempre.

Todos los puntos en común del emigrante cubano

De 2015 a 2018, el Ministerio de Seguridad y Justicia y el Servicio de Inmigración y Naturalización holandés atendió los procesos de solicitud de asilo de 430 cubanos, de los cuales 390 fueron denegados y 10 aceptados hasta la fecha en que se realizó esta investigación.

Viaje de ida y vuelta

“Yo me siento derrotado. Volver a este país, ver que si antes estaba malo ahora está peor, es duro. De momento estoy cuidando a mi abuela que tiene Alzheimer avanzado, buscando un trabajo, y tratando por todos los medios de volverme a ir. Yo no quiero estar aquí”.

Scroll to top